¿Qué desastre es este?

Cansado, triste, deprimido, absuelto por los jueces de la impudencia en un juicio que nunca comenzó. Destinado a la nada, a la fatuidad de los vecinos, de los compañeros de tren y de los amigos ajenos. Mutilado por las miradas de las ancianas de calle que no pueden cruzar solas, pero tampoco en compañía por un tema de desconfianza. Destruido por la locura como en un poema de Allen Ginsberg y frustrado porque tú no sabes quién es Allen y, para ser sincero, yo tampoco. Acoplado por comentarios desaliñados sobre una vida pura y casta y aguantando historias sobre prostitutas con las que no me he mezclado. ¿Qué desastre es este?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s